20J: DÍA MUNDIAL DE LAS PERSONAS REFUGIADAS

En este día la Coordinadora Extremeña de Ongd, CONGDEX, nos sumamos a las reivindicaciones para conseguir que las personas refugiadas vean respetados sus derechos y sus libertades, porque ningún ser humano es ilegal. Las personas refugiadas se enfrentan a violaciones de Derechos Humanos, al racismo y la discriminación. Este año, el mundo ha alcanzado un hito vergonzoso; más de 100 millones de niños, niñas, mujeres y hombres han sido desarraigados de sus hogares por la guerra, la violencia, la persecución, las crisis climáticas y los abusos contra sus derechos humanos; en este momento 1 de cada 78 personas en el mundo se ha visto obligada a desplazarse por al menos uno de estos motivos. Este número se ha duplicado en comparación con los datos de 2012: 42,7 millones de personas; es decir 1 de cada 167 personas en el mundo.

DATOS 

📈2012: 42,7 millones de personas; 1 de cada 167 personas en el mundo.
📈2021: 89,3 millones de personas; 1 de casa 88 personas en el mundo.
📈2022: 100 millones de personas; 1 de cada 78 personas en el mundo ahora mismo.

Los conflictos, la violencia y los desastres provocaron 38 millones de desplazamientos internos en 141 países y territorios en 2021; es la segunda cifra anual más alta en una década después del año récord de desplazamiento por desastres de 2020.

A medida que los desplazamientos humanos rompen todos los récords, el derecho a buscar protección nunca ha sido más importante para las personas, sean quienes sean, vengan de donde vengan y siempre que se vean obligadas a huir.

El tema del Día Mundial de los Refugiados de este año es el derecho a buscar protección; queremos resaltar la fuerza y la resiliencia de las personas que son obligadas a huir para preservar sus vidas y reafirmamos cinco principios y derechos fundamentales que pueden salvar vidas y que animamos a tener en cuanta a partir de ahora:

1. EL DERECHO A SOLICITAR ASILO:

Solicitar asilo es un derecho humano. Toda persona que huya de la persecución, el conflicto o los abusos contra los derechos humanos tiene derecho a buscar protección en otro país.

2. ACCESO SEGURO:

Las fronteras deben permanecer abiertas para todas las personas obligadas a huir. Restringir el acceso y cerrar las fronteras puede hacer que el viaje sea aún más peligroso para las personas que buscan seguridad.

3. SIN RETROCESOS:

No se puede obligar a las personas a regresar a un país si su vida o su libertad estarían en riesgo. Esto significa que los países no deberían hacer retroceder a nadie sin evaluar primero los peligros que enfrentarían en sus países de origen.

4. NO DISCRIMINACIÓN:

Las personas no deben ser discriminadas en las fronteras. Todas las solicitudes de estatus de refugiado deben recibir una consideración justa, independientemente de factores como la raza, la religión, el género y el país de origen.

5. TRATO HUMANO:

Las personas obligadas a huir deben ser tratadas con respeto y dignidad. Tienen derecho a un trato seguro y digno como cualquier ser humano. Entre otras cosas, esto significa mantener unidas a las familias, proteger a las personas de los traficantes y evitar la detención arbitraria.

Proteger a las personas obligadas a huir es una responsabilidad global colectiva. Una vez que están fuera de peligro, las personas que huyen de guerras o persecuciones necesitan oportunidades para sanar, aprender, trabajar y prosperar, de acuerdo con la Convención sobre Refugiados y el Pacto Mundial sobre Refugiados. Y necesitan soluciones, como la posibilidad de volver a casa con seguridad y dignidad, integrarse localmente o, en los casos más vulnerables, ser reasentados en un tercer país.

Quienes buscan asilo y refugio, lo hacen por conflictos (Afganistán, Siria, la República Democrática del Congo), guerras (Ucrania) o persecuciones (Myanmar); de lo que escapan es de desastres naturales o provocados por el ser humano (Etiopía, Kenia, Somalia).  Nelson Mandela en 1993  exigió un mundo «libre de la gran tragedia de millones de personas obligadas a ser refugiadas». Aún nos queda mucho, mucho camino para conseguir algo de este mundo; en este 20J evidenciamos esta realidad y la situación de sufrimiento que viven día a día las personas refugiadas y luchamos porque sus derechos sean reconocidos.

El arte también ha sabido retratar esta realidad: compartimos con vosotras este documento de CINE Y PERSONAS REFUGIADAS, porque en el cine y en la literatura también se han reflejado esas situaciones vividas por personas obligadas a iniciar un camino lleno de situaciones que ningún ser humano debería vivir:

CINE-Y-REFUGIAD@S 2

Y también os queremos compartir  este maravilloso vídeo de defensa y apoyo al movimiento de #RegularizacionYa, movimiento estatal autoconvocado de colectivos y organizaciones por los derechos de las personas migrantes, para conseguir mediante ILP (mecanismo de democracia directa a través del cual la ciudadanía puede proponer leyes para su toma en consideración, debate y aprobación en el Congreso de Diputados siendo su aprobación vinculante, es decir, de obligatorio cumplimiento), la regularización de las personas migrantes, que les permita acceder a sus derechos en igualdad de condiciones.

 

 

Trabajando desde 1995 para que las sinergias tejidas por nuestras organizaciones, con el efecto multiplicador de sus diferencias y el valor positivo de lo que las une, sigan construyendo cimientos en nuestra región para un desarrollo global, sostenible, participado y equitativo.




Financiado por: